Soy curvy y adelgacé durante mi embarazo

adelgacé durante mi embarazoEn mi blog de maternidad, Planeando ser padres, lo tengo todo bien documentado, porque semana a semana iba redactando los cambios que experimentaba mi cuerpo a causa de esta preñez primeriza. Tanto éxito tuvieron estas lecturas sobre mis síntomas del embarazo, que acabé por recopilar los escritos en un ebook. Una de las cosas que más me sorprendió es que a pesar de la obesidad con la que partía, yo adelgacé durante mi embarazo. Y no poco. 11 kilos, para ser exactos. Uno de mis miedos era ponerme como un tonel a causa de la maternidad y convertirme en un miura irreconocible. Por eso, viví encima de la báscula durante casi 10 meses (y rompí una, además), mientras veía ojiplática cómo iba perdiendo peso en lugar de ganarlo. Yo estaba feliz con esta suerte. Mi matrona estaba igual de feliz. Mi personal shopper y el insecto palo no lo tenían tan claro. Creían que me había obsesionado con los kilos, que estaba pasando hambre y privaciones y que podría poner en riesgo al bebé. Ellos me veían comer, con algunas diferencias, y como no tuve ni una náusea, ni un vómito durante toda esta etapa, desde luego ni la comida ni las calorías se me escapaban por ahí. Cuando llegué al paritorio, le conté todo esto de cómo adelgacé durante mi embarazo a la matrona que me asistió. Pero una de las auxiliares que pululaban por allí no dio crédito a mi relato, porque “nadie adelgaza sin cambiar sus hábitos”. Y la verdad, es que creo que tiene toda la razón. En aquel momento hice balance de los motivos que podrían haber afectado a que este curvy cuerpo se hiciera más ligero durante el embarazo y tengo algunas conclusiones (refutables) y trucos de vida sana que compartir.

1. Comía menos. Sí, pero no porque lo hiciera de forma consciente, sino porque literalmente me llenaba con solo ver el plato. No le cogí manía a ningún alimento, y sí tuve muchos deseos de helados, puré de patatas y mejillones. Excepto por los helados, el resto de cosas que más consumía no eran muy calóricas. Lo que ocurría es que me entraban ataques repentinos de hambre, picaba cualquier cosa, y en poco rato me sentía como si me hubiera dado un festín y estuviese a punto de reventar. ¡Jamás me había pasado eso! También comía mucho más entre horas que en el momento de las comidas, porque según dicen, tener el estomago lleno ayuda a luchar contra las náuseas. No sé si sería por esto o por una buena predisposición genética para la preñez, pero el caso es que no sentí este tipo de malestar durante el embarazo. Cuando me sentaba a la mesa, lo hacía con muchas ganas, pensando en darme un hartón de comer, pero a las pocas cucharadas ya se me había pasado el interés por la comida. Luego parí y recuperé este apetito.

2. Me movía más. Seguí practicando aquagym hasta el sexto mes del embarazo. También continué con mi costumbre habitual de ir caminado a todas partes, por lejos que esté, frío o calor que haga o pese a lo mucho que se quejen mis acompañantes. Antes del embarazo solía hacer 3 horas de deporte a la semana, pero durante esta etapa caminé muchísimo, como mínimo una hora al día y a un paso muy ligero. Sin excepciones, de lunes a domingo. Creo que este hábito tan sencillo, unido a la falta de apetito, se congraciaron para mi pérdida de peso. Al llegar al octavo mes de embarazo, había perdido 8 kilos, y a partir de esa fecha empecé a engordar en la recta final. Sin embargo, cuando volví a casa tras el parto y me pesé en mi báscula de siempre, el resultado fue abrumador ¡11 kilos menos que antes de estar embarazada! Y sin ningún esfuerzo.

3. ¿Por qué la matrona no se preocupó cuando adelgacé durante mi embarazo? Pues porque me sobraban muchos kilos, porque los análisis los tenía perfectos y porque creo que fui la única embarazada de su temporada de consultas 2013 que nunca tuvo una queja, ni un “me duele aquí”, ni un “no puedo con mi alma y quiero que me saquen a este bicho ya”. Era la paciente perfecta. Gorda pero sin complicaciones, pese a que por mi sobrepeso todos los profesionales que me atendieron me hicieron vivir bajo la amenaza de una diabetes gestacional que nunca se produjo, una retención de líquidos que tampoco hizo acto de presencia y una preclampsia que a día de hoy sigo sin saber lo que es. Si estás delgada, o en tu peso normal, y no engordas durante el embarazo, tu matrona no estará tan feliz como la mía, eso te lo puedo asegurar. No hay que desbocarse y pensar que con el cuento de que debemos comer por dos podemos meternos 20 kilos de más en el cuerpo. Pero un engorde moderado es lo sano y lo esperable en esta etapa de la vida de una mujer.

Yo estaba tan feliz con mi pérdida de peso, que hasta le comenté a la matrona la posibilidad de hacerme modelo de tallas grandes una vez que hubiese parido. Pero ella ya me advirtió de que muchas embarazadas como yo pierden kilos durante el embarazo, pero los recuperan fácilmente tras el parto. Y eso exactamente fue lo que pasó. La lactancia materna, que aún mantenemos al borde de los dos años de mi hija, me hizo engullir como una lima desde el primer día. Y tuve más antojos insanos durante el post parto que durante todo el embarazo. A día de hoy, ya he recuperado 9 kilos de los 11 que adelgacé durante mi embarazo, con lo cual, cada vez que alguien me pregunta por el rollo de la operación bikini, por mi mente sólo cruza la idea de aumentar la familia para volverme a estilizar.

¿Qué tal os fue a vosotras? ¿Sois curvy y también perdisteis peso durante la gestación? ¿Y la lactancia? ¿Os ayudó a recuperar la forma o a empeorarla?




Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

32 comentarios:

  1. Maria Mivinailart

    Yo pasé por algo parecido. Me sobra peso y lleve un embarazo de la leche. Empecé el embarazo con un peso y se mantuvo así hasta los 5 meses mientras mi barriga crecía y crecía. De hecho fue tal la cosa que cuando ya nació mi nena me quedé con menos peso de cuando empecé y encima me estado dando cada festín que no veas y con la lactancia mi peso ha seguido igual. Ahora parece que se resiente un poco y he cogido un kilo al final del verano, pero ya llega el invierno y por lo tantl menos cañas y tapeo en las terrazas, menos helados. En resumen, cuidarse un poco más.
    Ah! Mi matrona también estaba contenta conmigo, a mi tampoco me dolió nada y poca charla me daba con el peso y demás jeje.

    • ¡Otra curvy que se une al club de las preñeces que nos hacen lucir más tiposas! Alguna alegría nos tenía que deparar el destino en lo que al peso se refiere, aunque nunca hubiera creído que justo durante el embarazo fuese a estar mejor que en mi estado natural. Qué bien que aún estés manteniéndote y consolidando la pérdida. Yo ya me desboqué del todo y casi los he recuperado todos.

  2. Yo perdí algo de peso también… En cambio, dicen que las chicas muy delgadas engordan mucho más cuando están embarazadas.

    • Claro, si engordan mucho suele ser porque lo necesitan. Aunque siempre habrá quien piense que debe comer por dos, quitarse todos los antojos y esas cosas y se pase mucho de la raya, por delgada que esté.

  3. Jajaj, yo soy rara para todo porque perdí peso pero ya estaba baja de peso antes así que imagínate lo que hice sufrir a medicos, matronas y personal sanitario en general.
    En mi caso fue por las nauseas y vomitos en el primer embarazo. A partir del segundo trimestre la cosa mejoro, aunque las nauseas me duraron hasta el final y aunque comia y no cogí ascos no retenía casi nada. Con el segundo segui muy delgada pero no en ese extremo.
    Yo creo que en tu caso el movimiento fue la clave, y comer menos también pero moverse ayuda.
    Un besito y lo importante es que aunque has recuperado los kilos estás contenta y feliz.

    • ¡Jajaja! Claro es que tú res delgadita, debieron entrar en pánico y pensar que te desnutrías con la preñez. Siempre me preguntaban precisamente que si estaba vomitando mucho para saber si era la causa de tanta pérdida. Pero es que en todo el embarazo sólo vomité una vez y fue porque me pegué un atracón de macarrones antes de ir al gimnasio y claro… que me hubiera pasado lo mismo sin embarazo de por medio. Esta semana me he pesado y aún me quedan 3 kilos para llegar a la gordura pre maternidad. ¡Yujuuu!

  4. Yo estoy ganando peso muy poco a poco y dependiendo del día (hay días que peso 2kg mas y una semana después, estoy como al principio del embarazo) pero tengo una amiga que perdió un montón. Ella me decía:

    – ‘Claro, normal. Me han quitado las cañas, la mitad de las tapas no las puedo comer (embutidos crudos curados, queso sin pasteurizar, ensaladas que no sabes como han lavado…) y encima me lleno con poco… chica, que se me está quedando un tipín…’.

    En su caso ella si ha seguido adelgazando después, con la lactancia y ahora se mantiene en su peso normal. ^_^

    Un abrazo

    • ¡Jajaja! Yo también me pesaba mucho y de pronto parecía que había engordado mucho y al día siguiente 2 kilos menos ¡una locura! Mi historia es bastante similar a la de tu amiga, pero yo tras el parto retomé la afición de comer con unas ganas que ¡aquí estoy! Como mamá curvy de pleno derecho. Yo debería de haber aprovechado mejor los beneficios de la lactancia pero me pudo el hambre.

  5. Yo tambien perdi peso… Bueno, el primer trimestre sin vomitos ni nada perdi tres quilos, a lo que mi matrona me dio el toque, me sobraban algunos kilitos antes del embarazo pero nada extraordinario. En el inicio del segundo trimestre me dio por las chuches y el primer mes engorde dos kilos y entonces me volvieron a dar el toque pero al contrario (es q no estan nunca contentos) y me avisaron que con tanto azucar podia salirme la diabetis gestacional con lo que abandone mi vicio… Y entonces llego el disgusto, el sr padre decidio que lo nuestro no funcionaba… Con lo cual en una semana habia perdido tres quilos. Decidi no hundirme en una depression por el bien del inquilino y empeze aquagym que compensaba con pizzas y hamburguesas (si no tuve una gran dieta… ) en total que entraba a paritorio con tres quilos mas que antes de preñarme y a la semana de salir se me ocurrio pesarme y habia perdido diez quilos. Dicese para mi tambien fue la mejor operacion bikini. Pero de momento aunque he recuperado un par los casi dos años de lactancia estan ayudandome a mantenerme, bueno y el correr detras de un pequeño terremoto creo que tambien ayuda un poco jijiji

    • ¡Ohhh! Yo comí también un montón de dulces, pero la amenaza de la diabetes gestacional nunca se materializó ¡por suerte! A mí ya me sobraban muchos más de 3 kilos antes del embarazo, pero chica, qué pena que tuvieses que llevarte semejante disgusto durante la preñez. Yo también practiqué aquagym hasta los 6 meses, porque era el deporte que llevaba haciendo 2 años. ¡Las pizzas también me pierden! Las hamburguesas no tanto, y aún así, cuando salí del paritorio el resultado de la báscula era impresionante.

  6. Uff, yo que va, ojalá me hubiera pasado eso. Te cuento: yo adelgacé 23 kilos antes de quedarme embarazada, porque sabía que era bueno tener tanto sobrepeso, porque pensaba que iba a engordar como una vaca (solo tuve que observar a mi hermana que tenemos la misma genética), y así fue como pasó, fue quedarme embarazada y no parar de engordar, antes de las 12 semanas ya había engordado 5 kilos, y encima mi ginecóloga (solo tengo seguro privado y no tenía matrona que son las que te controlan los kilos) me decía que normal si estaba embarazada, así que encima nadie me controlaba, tenía una ansiedad horrible , en engordé, engordé, engordé…. más de 30 kilos, y además el peque no quería salir, 42 semanas. Mi pequeñajo pesó 4 kilos, y eso fue lo que perdí al parir 4 kilos. A los 4 dietas volví a hacer la dieta de antes y en un año lo perdí todo, dando pecho a demanda, pero me pasó lo contrario que a ti, que no tenía hambre, solo tenía sed, parecía que iba a morir deshidratada.
    Aunque ya estoy engordando de nuevo, tengo que tener como objetivo tener otro niño para adelgazar.

    • ¡Ay madre de Dios! Qué exageración adelgazaste y cuántos recuperaste. Soy consciente de que los kilo de más no nos favorecen en nada, y tampoco durante el embarazo, pero a mí no me han pesado nunca. Y claro, al perderlos durante el primer embarazo yo no he conocido operación bikini ni dieta igual. Un poquito de movimiento, un montón de caprichos calóricos pero en pequeñas cantidades porque enseguida estaba llena ¡y todo fue fácil! No me odies por favor, porque a veces comento esto y la gente se lo toma fatal,oye, pero yo no tengo culpa de haber tenido ese golpe de suerte inesperada. Hala ¡pes a planear tu próximo desafío!

      • jeje, yo que te voy a odiar por esto, si acaso envidia pero de la sana, lo mismo me pasa como a ti en el siguiente, quien sabe…. los cuerpos son así

  7. A mi me sobraban (y me sobran) kilos, también soy curvy. Perdí 6 kilos en el primer trimestre de embarazo porque me dio por vomitar… Hasta que descubrí que el chocolate y las frituras me sentaban fatal. Fue una dieta auto impuesta (lo peor lo del chocolate, ni para mi pastel de cumpleaños…) y al final del embarazo sólo había cogido 4 kg (los que pesó mi hija al nacer). Al volver del hospital perdí todos los líquidos retenidos (el agosto fue brutal) y pesaba 8 kg menos que antes de embarazarme.
    Lo malo es que con la lactancia me dio por picar el chocolate que me había privado y he vuelto a coger 4 kg…
    Hoy, 2 años después, vuelvo al gym, Jejeje!

    • ¡Jajaja! Otra que no ha sabido aprovechar los beneficios de la lactancia. A mí me falta la parte de volver al gimnasio. Pero mira, mi hija cumple 2 años el mes que viene, así es que no me vendría mal hacer un pensamiento y animarme a volver.

  8. Hola.

    Yo igual que tu me adelgaze 14 kilos y un par mas con el inicio de la lactancia. En mi caso si que tuve diabetes gestacional. Pero dos años después y siguiendo con la lactancia ya he recuperado 8 kilos… asi que pensando en el siguiente a ver si acabo de perder peso…jajaja

  9. Guau! Nunca había oído algo así: ¡adelgazar durante el embarazo! Es fascinante el cuerpo humano, lo diferente que es cada uno y cómo deberíamos dejar de encasillarnos en tablas y mediciones estándar.
    Me encanta tu blog planeandoserpadres y ahora acabo de descubrir este ^^.

    • ¡Para que veas! Y si has leído los comentarios de las demás, verás que no es algo infrecuente cuando se está pasada de peso antes del embarazo. Me alegra que te hayas aficionado a ambos blogs. Muchas gracia por leerme.

  10. En mi primer embarazo engordé 3,5 kilos + 1,5 kg la última semana, que sospecho fueron todos producto de la retención de líquidos…Salí del hospital con 11 kilos menos de los que entré, así que en total, en el embarazo adelgacé 6 kilos…suena genial peroooo después los recuperé y añadí unos cuantos más. He dado el pecho durante 23 meses al pequeñajo (hasta que él decidió dejarlo) y a mí la lactancia no me ha hecho adelgazar absolutamente nada, sino que al parecer hizo todo lo contrario…Cuando dejé de dar el pecho ya estaba embarazada de este otro bebé, de casi cinco meses…

    Y en lo que llevamos de embarazo llevo bajados 7 kilos, creo que el hecho de haber dejado de dar el pecho puede haber influido algo también…llevo siete meses y medio de embaraz, veamos cómo acaba todo esto…

    Besos

    • Justo 23 meses de lactancia es lo que llevamos nosotras ahora. Aún no he recuperado todo el peso que perdí durante el embarazo, pero todo llegará, porque ya no me queda mucho. Está visto que las curvy vamos al revés en esto del peso: lo perdemos durante la preñez y lo recuperamos con la lactancia, que es el momento en el que las demás suelen estilizarse. A ver si con este segundo intento, te duran más los efectos positivos. Yo reconozco que durante la lactancia me desfasé en lo que a comida se refiere, y claro, por mucho que haya chupado mi criatura, no ha podido llevárselo todo para ella.

  11. Pingback: Curvy y en forma con apps de deporte gratuitas

  12. Pingback: Barriga gorda o de embarazada. El sinvivir de una curvy

  13. Pingback: Ropa premamá de tallas grandes para una curvy - Mama curvy

  14. Hola, yo estoy preocupada…. soy curvy empecé el embarazo con 104 kilos y estoy de 14 semanas casi y he perdido un kilo y medio…. como menos , la verdad que no como tanta guarrada. Pero no se porq me estoy obsesionando…. en mi primer análisis estaba todo perfecto….pero con mi primera hija engorde 35 kilos estoy un poco preocupada………

    • Yo no soy médico, y sólo puedo contarte mi experiencia personal. Perdí 8 kilos durante los primeros 6 meses de embarazo, cuando empecé a recuperar alguno. Ni la matrona ni la ginecóloga le dieron importancia por la obesidad inicial que ya tenía. Al acabar todo el embarazo salí del hospital con 11 kilos menos que antes de quedarme embarazada, y todo fue genial. Lo que noté es que yo seguía comiendo pero en cantidades menores, con comidas más espaciadas durante el día, y quizás eso es lo que me hizo perder peso. A mí siempre me han dicho que no quieren que engorde más de 6 kilos, pero a nadie le preocupa que los pierda.

      • Exacto…. voy al medico y me toman por loca…… y yo me imagino que tengo mil y una enfermedades que me hacen adelgaZar….
        Por lo que estoy leyendo les pasa a muchas mujeres…
        Cierto es que tengo menos hambre , no Como tanta porquería entre horas y mis cenas son mas ligeras.
        Comparo todo lo que comía antes a lo que como ahora y no es tanto la verdad.
        Me alegra que me hayas contestado estaba bastante preocupada.
        La médica hoy me dijo que no me pese todos los días, si no una vez ala semana y que no me obsesione.
        Muchas gracias y te iré contando!!!!

  15. Hola como va? Les cuento tengo una nena de 10 años durante su embarazo engorde 35 kg si leyeron bien una guarrada ! me costó mucho adelgazarlos y mi autoestima recuperar !
    Hoy estoy preocupada estoy embarazada de 15 semanas y ya he engordado 7 kg y me siento muy mal si alqguien me puede dar su ayuda les agradecería

    • ¡Sí que es mucho! ¿Qué te dice tu matrona? Yo aquí cuento mi experiencia personal, pero no pedo aconsejarte en estos temas. Yo perdí mucho peso porque me sobraban muchos kilos. con mi obesidad, me dijeron siempre que no debería engordar más de 6 kilos en todo el embarazo. Pero cada caso es diferente.

  16. Estoy de 30/semanas y no aumente un gramo solo crece bebe…. Tengo diabetes gestacional comencé con 90/kg y así sigo… No lo hago x gusto como cuando tengo ganas y nada mas..no estoy feliz si no un poco preocupada..pero x lo q noto q hay muchas como yo

    • Hola lety. Si noto que somos muchas con este problema yo estoy de 21 semanas e intentó no engordar también tengo diabetes gestacional y la verdad el tema de luchar contra el peso no me deja disfrutar mi embarazo . Te dejo mi email solcardoso419@gmail.com . Saludos

  17. Como me alegra leeros, estaba muerta de miedo por que estoy de 23 semanas y he perdido 5 kilos. Mido 1,70 y pesaba antes del embarazo 84kg. Ahora estoy pasando una gastroenteritis fuerte y claro he perdido algo más. Las analíticas están perfectas y la niña también, pero estaba obsesionada con tener alguna enfermedad que no daba la cara. Ahora me alegro de leeros y ver que somos muchas. Que felicidad que nos apoyemos en todo. Ah por cierto soy diabética tipo 2 y en el embarazo me pincho insulina. Un abrazo a todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.