5 diferencias entre una curvy y una gorda

He de reconocer que hasta hace pocas semanas yo no me definía como una mamá curvy sino como una vaca-burra, una gorda, rellenita, rechoncha, de metabolismo muy aprovechado, de hueso ancho, etc. Vamos, que ya sabemos todas la cantidad de eufemismos que se nos pueden ocurrir para hablar de nuestro sobrepeso u obesidad sin hacer demasiada sangre con el tema (sólo la justita). Tras mi día de iluminación y revelación al ir a mis primeras rebajas bien aprovechadas desde que soy madre, el apelativo curvy llegó a mi vida para instalarse definitivamente. Por mí misma, ya suelo inventar muchas palabras …

¡Sigue leyendo!

Soy Mamá curvy

A ver por dónde empiezo. En mi casa soy Lucía, Luci y demás variantes. Sí, soy esta tan hiper-mega-cursi, la de la cara de princesita (plus size) rebosante de felicidad el día de mi boda. Sé lo que muchas estaréis pensando ¿no había una foto más empalagosa para darse a conocer como autora de un blog? Seguramente no. Y aquí llego, entrando por la puerta grande con semejante imagen que os quedará grabada a fuego en las retinas para la posteridad. A ver si me centro y os cuento algunas cosas interesantes sobre mí. O de cotilleo puro y duro, …

¡Sigue leyendo!