Bicicleta estática de Decathlon en casa para mantener el curvy cuerpo

bicicleta estática de decathlon

¡Tenemos bicicleta estática de Decathlon! Después de publicar acerca de la ropa de deporte de talla grande, resulta que a mi personal shopper, por temas de salud de su rodilla con artrosis, el médico le ha recomendado la bicicleta estática como un buen deporte para recuperar movilidad y evitar que la cosa vaya a más. Con los niños en casa, os podéis imaginar que me ha parecido muy buena idea, por lo que me ahorro de cuota del gimnasio, además de que no tengo el tiempo suficiente como para dejar a los niños con alguien, hacer la sesión de deporte, de ducha, volver a recogerlos… Me resulta de lo más cómodo disponer de la bicicleta estática de Decathlon en casa. Es muy básica y tiene pocas opciones, pero para empezar y para motivarnos puede valer igual. La hemos montado en casa de mi madre, con el plan de escaparme algunas tardes y mientras la abuela me cuida a los niños, pues podré estar pedaleando tranquilamente al menos media hora, y lograr hacer algo de deporte con un poco más de intensidad. Ya os recomendé anteriormente bailar con el videojuego Just dance de la videoconsola Wii, pero me he pasado casi 5 meses en los que me ha resultado imposible. Primero porque tenía el bebé prematuro constantemente en brazos y después porque era un juego que yo pensé que a la niña le iba a gustar, ya que a ella le encanta bailar. Sin embargo, no ha tenido el éxito que esperábamos y tengo que buscar momentos en los que poder hacerlo a solas. Voy a describir un poco cómo es la bicicleta estática de Decathlon porque la verdad es que por 100 euros creo que es una muy buena inversión. Si noto que soy constante, puede incluso que la compre para tenerla nosotros en casa ¡aunque ya veremos dónde le hacemos hueco!

Bicicleta estática muy sencilla. No tiene ningún tipo de dispositivo eléctrico, no va conectada a la corriente, simplemente tiene un par de pilas para el display de la pantalla y nada más. Los pedales no tienen sujetapies (esto lo tenía el siguiente modelo pero ya se encarecía 50 euros) y como somos adultas pensamos que no los necesitamos y que no nos caeremos. Para regular el asiento, porque el manillar es fijo, simplemente hay que tirar de una especie de tuerca y el sillín lo puedes subir o bajar. Nosotras tenemos una altura comprendida entre un 1,55 y 1,70 cada una y no encontramos ningún tipo de problema para poder utilizarla. Recordando los tiempos en los que yo iba a las clases de aquagym, se me quedó grabado que la altura ideal para pedalear cómodamente, sin que las rodillas sufran, es colocar el sillín de manera que cuando tú tienes el pie reposando sobre el pedal de la bicicleta, la pierna esté prácticamente estirada por completo, con la rodilla un pelín flexionada. Es decir, no que toques el pedal solo con la puntita de los pies sino, que puedas tener la planta del pie cómodamente apoyada sin que la rodilla quede completamente flexionada cuando la pierna suba.

La pantalla de la bicicleta estática de Decathlon. El display es muy sencillo. Simplemente refleja las calorías que puedes haber quemado, los kilómetros que has recorrido, la velocidad media en la que lo has conseguido y el tiempo que llevas pedaleando. Nada más. No puedes configurar perfiles según sexo, según edad, según tu peso o tu estatura. No se puede modificar nada, porque es un modelo de bicicleta estática muy básico, pero bueno al menos los datos que ofrece ya me parecen bastante indicativos y sirven para hacernos una idea del grado de esfuerzo que estamos haciendo.

Intensidad del ejercicio. Otra cosa que se puede modificar es la dureza del pedaleo. Hay seis niveles: el 1 sería como ir pedaleando en un llano o incluso cuesta abajo, porque la verdad es que es muy poco el esfuerzo que se necesita para poder mover los pedales. Sin embargo ¡qué malo ha sido el paso al nivel 2! A nosotras nos ha supuesto un esfuerzo considerable. Con 15 minutos pedaleando en el nivel 2, el primer día ya me sentía agotada, al borde de la muerte, en la más pura extenuación, mientras que mi personal shopper jura y perjura que nunca va a pasar del nivel 1, porque lo único que necesita es hacer ese movimiento de pedaleo para fortalecer las rodillas, pero no tiene que tener ninguna resistencia. Yo he llegado a probar hasta el nivel 3 y al nivel 6 me da pánico acercarme, porque creo que no seríamos capaces ni siquiera de mover los pedales. Con lo cual, opino que es una bicicleta barata que valdría como inversión tanto para gente que ya tenga algo de práctica en temas de spinning y de ciclismo, pero también para principiantes de estos que estamos pensando en estancarnos en el nivel 1. Pero bueno ¡todo empieza por hacer algo de movimiento! Ya veremos cómo vamos progresando.

El manillar y el resto del chasis. No es regulable en altura y el resto de la bicicleta no tiene más misterio. Mide 50 centímetros en la parte de la pieza más ancha, que es la que hace que la bicicleta quede estable en el suelo. Son dos pequeñas barras, una de ellas con una especie de ruedas que te ayudan a cambiarla de habitación por la casa. Solo tienes que levantar la parte trasera de la bicicleta y la parte delantera irá rodando por el suelo, ya que una vez montada pesa unos 20 kilos y sería difícil pasarla de una habitación a otra a pulso. No es una bicicleta que se pueda plegar, tiene que estar montada siempre, pero bueno, todo el espacio que ocupa es en vertical porque esos 50 centímetros la verdad es que no suponen una gran pérdida de metros. Aunque hoy en día los pisos son tan pequeños que es algo que hay que valorar.

En casa la hemos acogido con muchas ganas. Incluso la niña de 3 años estuvo pedaleando como pudo y logró recorrer 2 kilómetros de puntillas sobre ella. Creo que sí voy a hacer el esfuerzo de utilizarla lo más frecuentemente que pueda, y si no puedo en días entre semana pues al menos para los fines de semana. Curiosamente, las instrucciones de esta bicicleta estática de Decathlon nos dice que su uso hace trabajar los músculos de los glúteos, cuádriceps de la pierna, los gemelos, los abductores, incluso los abdominales de la parte baja del abdomen. Y esto no es moco de pavo, porque después de dos embarazos y dentro del curvy cuerpo que siempre he tenido, sí he notado que esa zona se me ha quedado con un aspecto bastante fofo y colgón. No es algo que me quite el sueño, pero quizás con un pelín de ciclismo en casa pueda mejorarlo, con lo cual, saber ese detalle me ha motivado aún más si cabe.

Pues hasta aquí mi descubrimiento de hoy. ¿Alguna de vosotras tiene bicicleta estática en casa? ¿Preferís ir al gimnasio o ejercitaros por vuestra cuenta? Si habéis sido madres ¿lográis sacar el tiempo para cuidaros vosotras mismas? A ver si con la desconexión de verano logro más o menos minutos para mí, porque la semana que viene empezará la niña las vacaciones del colegio y no quiero ni pensar en lo que puede ser el tema de la organización en casa.




Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.